Más allá de las olas

Una vez me contaron que la vida no es esperar a que la lluvia pare, sino aprender a bailar bajo la lluvia. De la misma manera que el mejor modo de enfrentarse a una ola es saber surfear en su cresta. Pero a veces no conseguimos llegar tan arriba, y la ola nos pega un revolcón, nos agita y nos aturde, pero cuando lo haga, observa que la ola no es más que una pequeña parte del océano, siempre en calma. Más alla de su superficie, a veces agitada y a veces tranquila, siempre ahí, inmenso y sereno en su interior. Como tú, reflejo personal del kósmos, con tus despuntes y tus revolcones en la superficie, y que al mirar a tu interior, siempre inmenso y sereno.

No se admiten más comentarios