¿Círculo o espiral?

Y las cosas siguen pareciéndose a lo de siempre, pero distintas. Si en lugar de mirar de frente torcemos la mirada para alcanzar una nueva dimensión, veremos que el círculo de las cuatro estaciones es en verdad una espiral. Que cada año que pasa tiene un enero que viene con todo el bagaje que no  hayas dejado atrás. Que aunque cada año tiene cuatro estaciones, es tu altitud de consciencia lo que determinará cómo afrontes la caída de las hojas, el frío del invierno o el renacer de la vida con la primavera. Viviendo en el círculo repetirás una y otra vez la vida que has estado llevando a cabo, año tras año, vuelta tras vuelta. Como la Tierra que gira alrededor del Sol sin darse cuenta que en realidad también pertenece a la Vía Láctea continuamente en expansión. Viviendo en la espiral podrás avanzar, subir, trepar, y afrontar todo aquello que te depare el eterno camino.

Y tú ¿vives en círculo o en espiral?

– Pablo N.

No se admiten más comentarios