En la cueva

Inspirar, expirar
Uno, dos, uno, dos
El cuerpo anclado poco a poco desaparece sin marcharse
Inspirar, expirar
Interior y exterior son no-dos
Uno, dos, uno, dos
Las manos frias, el pie se me ha dormido
Inspirar, expirar
Todo esta en calma
Siempre es

Practicar el Zen es reencarnar lo cotidiano.

No se admiten más comentarios