Tenchi no seishin

Es extraño, mañana marcho a vivir a París, y tengo la sensación de estar haciéndolo a Japón, y no por que sean dos países parecidos, sino porque le espíritu de Tenchi está presente, recuerdo con qué ilusión vivió sus últimos años de vida en el país del sol naciente, incluso mucho antes de llegar a él. Durante años ahorró para cumplir su sueño, si gran ilusión que vio cumplida antes de morir. Y de alguna manera consiguió contagiármela eternamente, recuerdo cómo me ayudó el primer día que llegué a Japón por vacaciones. Fui hasta su casa desde Narita, y de ahí fuimos a Shibuya, yo tenía que comprarme un cinto, pues se me había olvidado, y él tenía que ir al banco. Cogimos la Yamanote y allí fuimos. Un simple paseo rutinario para él, pero con la ilusión del primer día.

Ahora que estoy planificando mis primeros días en Paris no paro de recordarlo, la ilusión y energía con la que hacía los trámites más tediosos. Ir al banco a ingresar dinero, ayudarme a obtener un móvil de tarjeta y vivir feliz en su minipiso. De alguna manera, vive dentro de mi, y me consigue transmitir esa ilusión, que por mi mismo, hoy no consigo obtener. Ahora que otra vez, sabe Dios hasta cuando, tengo que hacer esos mismos pasos, el espíritu de Tenchi está presente.

Otras entradas relacionadas:

 

No se admiten más comentarios