Y la vida sigue

Llevo un tiempo intentando migrar este blog a otro dominio, y juntarlo con mi otro blog. Pero la integración de ambas temáticas no me  acababa de convencer, demasiados días pensando que no se iban a integral del todo bien. Si bien la vida es una y solo una, las diferentes facetas se presentan atómicamente. Ambos blogs están unidos por el denominador común de mi Ser, el que escribe, el que piensa, el que firma. Ese es el nexo común, si tienen otros, es una decisión del lector. Finalmente voy a dejarlos donde están. Ondas en la Superficie del Ser se queda en este espacio que me ha brindado tantas buenas reflexiones y tantas buenas respuestas de lectores como tú, que me han hecho crecer personalmente, que me han hecho pasar un rato ameno e instructivo dialogando en los comentarios.
De momento ya lo he modernizado internamente, y tal vez le de una vuelta de tuerca al diseño mientras retomo el hábito de escribir semanalmente. Le dotaré de un nuevo aspecto y de contenidos que reflejen mi estado interior, mi yo del aquí y el ahora, como siempre fue, es y siempre será. Sentir el impacto único de Dios en el Misterio absoluto y en lo absolutamente Desconocido. Y este blog como pequeños vespuntes de existencia, como ondas golpeando en la Superficie del Ser. Y a ti, ese otro yo-yo,  ese juego del escondite ideado por Dios, esa consciencia que busca autoencontrase, a ti, que me estás leyendo: GRACIAS.

– Dios está en la lluvia –

Un comentario

  1. Me gusta mucho este post. Me gusta la reflexión sobre las facetas, todas muy distintas pero parte de un mismo todo único y discernible. Y me encanta la firma

No se admiten más comentarios