Antipropósitos chinos (II)

 

Jamás pensé que podía cumplir el mayor de los antipropósitos, y así ha sido. Ha tenido lugar el antipropósito que hace que los antipropósitos chinos carezcan de sentido: no ir a China. Y con él viaje que comienza ni siquiera tiene principio, y me vuelvo cuando debía volverle, es decir, antes de irme. Following my bliss como diría Joseph Campbell. Siguiendo mi intuición interior.

¡ANTIPROPÓSITOS CUMPLIDOS!

No se admiten más comentarios