Des-arroyo

 

Dias de continuos deja vus, situaciones que me traen recuerdos de años atrás, entornos cuasi-idénticos, amistades perennes, un mismo observador de lo observado, una misma rutina diaria, aquella conciencia focalizada sigue siendo conciencia finita de la Conciencia que todo lo abarca. Un simple vestigio del brillo eterno de la mente inmaculada. Paso a paso lo que avanza no soy yo sino el suelo, la cinta de la vida, el río que pasa ante el Gran Observador que empuja al observador a ser actor en la obra de la vida. Pero ¿realmente cada movimiento de piernas en un paso en la escalera de lo Divino? ¿Es transitable el camino del progreso o es meramente una ilusión? ¿evolución e involución o cambio sin sentido ni objetivo ni significado? ¿Es la vida una linea recta o una espiral?

 

Hoy son más las preguntas que las conclusiones.  El cambio es inevitable, el progreso no. ¿Pero es real? ¿Es la praxis la clave del desarrollo humano, si es que existe?

Se escuchan sonidos
De una flauta de bambú que llora-
Esperando a la luna

No se admiten más comentarios