Redescubriendo a Dios

Aquellos de nosotros que hemos trascendido los sistemas de creencia mitológicos sabemos sin ninguna duda que no hay ningún Dios en el cielo. Pero cuando despertamos a lo que llamo el impulso evolutivo – esa misteriosa pasión por evolucionar, transformarse y desarrollarse a cualquier nivel- redescubrimos quién es Dios. Cuando empezamos a experimentar la aspiración por evolucionar como esa única compulsión extática en nuestras mentes y corazones, esa es cuando el Dios que cae del cielo despierta en nuestro interior, como una urgencia por dar el siguiente paso.

Hace catorce mil millones de años, no había nada. Después, de repente, hubo una enorme explosión-una explosión que nunca se ha parado y que sigue reverberando. Así que lo que estoy describiendo es una perspectiva y un estado de conciencia en el que la primera causa es el despertar en sí mismo como el despertar a nuestro impulso por evolucionar. Esa es la Iluminación Evolutiva: cuando la chispa que inició catorce billones de años de desarrollo se volvió consciente de sí misma. Cuando te das cuenta de esto y lo reconoces como el nivel más profundo de tu ser, y eliges tomar la responsabilidad de ello, es cuando sabes sin ninguna duda que depende de ti el hacer de este mundo un lugar mejor. Depende de ti. Al darte cuenta, descubres una razón para vivir, que es el crecimiento espiritual. Es en donde encuentras la dignidad, el respeto por uno mismo, el significado último y el propósito final.

 

Traducido por Pablo Nebreda

 

Rediscovering God

Those of us who have transcended mythical belief systems know without any doubt that there is no God up in the sky. But when we awaken to what I call the evolutionary impulse—the mysterious passion to evolve, to become, to develop on every level—we rediscover who God is. When we begin to experience the aspiration to evolve as that unique ecstatic compulsion in our own heart and mind, that’s when the God who fell out of the sky is awakening within ourselves, as the urge to take the next step.

Fourteen billion years ago, there was nothing. Then, suddenly, there was an enormous explosion—an explosion that never stopped and is still reverberating here and now. So what I’m describing is a perspective and a state of consciousness in which the very first cause is waking up to itself as we wake up to our own impulse to evolve.

That’s Evolutionary Enlightenment: when the spark that initiated fourteen billion years of development becomes conscious of itself. When you realize this and recognize this at the deepest level of your being, and then choose to take responsibility for it, it is then that you know without any doubt that it’s up to you to make this world a better place. It’s up to you. In that realization, you discover a reason for living, which is spiritually empowering. It is where you will find dignity, self-respect, ultimate meaning, and purposefulness.

Andrew Cohen

4 comentarios

  1. Una manera concisa y certera de describir nuestra propia evolución y autodescubrimiento, temas nada sencillos para encerrar en un texto reducido y permitir que se comprendan.
    Saludos.

  2. Hola Pablo, me he tomado la libertad de reproducir en mi blog esta magnífica traducción,

    un abrazo

  3. Hola Pablo, excelentes tus entradas y traducciones de Andrew Cohen, pero creo que te has equivocado traduciendo, al decir “14 millones de años” deberia decir: “14.000 millones de años” que es una aproximación a la edad exacta del universo desde el momento del Big Bang.

    Un Saludo.

  4. David tienes toda la razón, textualmente dice 14 Billion years, que si no me equivoco son 14.000 milllones de años. Gracias.

    @Cristóbal, mientras pongas la fuente original, no hay problema.

    @Rudy gracias Rudy.

No se admiten más comentarios