Anda pero no te muevas

Hay viajes que son la búsqueda de uno mismo y otros la huida de uno mismo. Los primeros pueden llevarnos a buen puerto. Los segundos, están siempre condenados al fracaso. Hace dos mil años los filósofos chinos ya habían viajado lo suficiente dentro del alma humana para saberlo muy bien. “El viaje que es una huida de uno mismo no llegará nunca a su fin”, escribió Tch’e-Song-Tseu.

Si no piensas no lo encontrarás;
no lo conseguirás pensado.

No se admiten más comentarios