Ten ambiciones claras

Proponerse objetivos poco definidos produce estrés. Ambiciona la calma, planteándote metas y objetivos claros.

Del libro  mantener la calma en el trabajo (Paul Wilson)

Y añado que además estos objetivos deben ser a corto o medio plazo, pues a largo plazo es difícil de prever y salvo que estos sean muy genéricos, a modo de guía para no perder el norte, no nos servirán, ya que nos sacarán del estrés pero nos llevarán a la infelicidad de no cumplir nuestras expectativas.

Personalmente suelo plantearme objetivos  prácticos para el corto plazo. Que me sirvan para llevar a cabo una tarea en el día o a tres o cuatro días vista máximo. Al tiempo que dejo espacio para los imprevistos y así no supone un problema algo de mayor importancia que altere mi planificación de repente. Para el largo plazo prefiero tener en mente preguntas más que objetivos, del tipo a “si extrapolo lo que hago hoy dentro de un año, ¿consideraré haber perdido el tiempo o realmente es algo que me satisface o compensa de alguna manera?”

Ya lo decía San Agustín: El pasado es solo recuerdo, y el futuro es solo expectativa. Y ambos son hechos del presente. Por lo que creo que si aprendemos de nuestras experiencias pasadas, y tratamos de llevar nuestro hilo conductor planteándonos unas expectativas de futuro estando alineado con el momento presente. Desde las pequeñas cosas que podemos hacer en el día a día (pues es lo único que tenemos), no solo hallaremos la calma para el día de hoy, sino que lo haremos para el resto de nuestra vida.

No se admiten más comentarios