Libros, libros, libros IV

 Libros

Ayer lunes para mi sorpresa, pues los esperaba para diciembre, me llegaron los últimos cuatro libros que había encargado en Amazon. En realidad tuve que ir a correos a cogerlos, porque pesaban juntos más de medio kilo y no me los traían a casa, señal de que el grosor de los mismos sería mayor de lo esperado, y efectivamente, tras abrirlos en casa tranquilamente ví que eran unos buenos tochos, que me darían muchas horas de apacible lectura, pero también muchos quebraderos de cabeza para cuadrar mi agenda y sacar tiempo para leerlos. Ansioso de mí, no pude esperar a leer una paginillas de cada uno de ellos. De Integral Counciousness de Steve McIntosh cogí el índice y tras un vistazo rápido me fui directito al capítulo 7 The Founders of Integral Philosophy, donde empiecé a leer lo que opina de Wilber, y me gustó. Y no porque solo porque le reconozca como el primer autor que se pueda considerar verdaderamente integral y fundador de toda la terminología actual (nivel, lineas, estadías, cuadrantes, etc) sino también por saberle criticar sin caer en el menosprecio y el insulto fácil. Tras él, habla de los que podríamos considerar los precursores de lo integral, Hegel, Bergson, Whitehead, Teilhard de Chardin, Habermas y otros. Sin duda un buen sabor de boca tras la primera impresión.

Seguidamente me puse a ojear el libro de Obama, The Audacity of Hope, escrito en 2006 cuando todavía era senador de Chicago. Lo primero que me llama la atención es la carita que pone de no haber roto un plato de la portada, entrañable, esperemos que su verdadera naturaleza bondadose hable y actúe ante la luz pública y no cena a las tentaciones del lado oscuro. En el libro empieza hablando de cómo con 35 años decide comenzar a hacer carrera política, y que en sus inicios hablaba públicamente como entrenamiento con casi cualquiera que se le cruzase por la calle. Y que casi siempre le preguntaban ¿de dónde sale ese nombre tan gracioso que tienes? y que parecía un tipo de buen corazón, que porqué quería meterse en algo tan sucio y asqueroso como la política.

Después a por Integral Life Practice, del que no me esperaba gran cosa, ya que tengo el Integral Life Practice Starter Kit y suponía que este libro sería un refrito de lo mismo, pero que al bajarme el primer capítulo de www.integral-life-practice.com y me parecía que le habían dado una vuelta de tuerca lo suficiente mente fuerte como para justificar su compra. Y bueno, todavía lo tengo en duda, porque veo los mismo diagramas e imagenes que en el Kit, hasta que no empiece a fondo su lectura no se si habrá merecido la pena.

Y de ahí, al libro de Shawn Phillips, Strength for life, desde luego solo con la portada ya el tipo convence, sonriente y cuadrado, ahora queda ver como lo ha conseguido. Tras el prólogo, el final dice algo así: después de dedicarme muchos años a ayudar a la gente a dar lo mejor de sí mismos he acabado aceptando que no puedes tener un cuerpo fuerte siendo débil de mente, y que no puedes tener un “tú” fuerte con un corazón débil. Empieza desde tu interior e irradia cada uno de los diferentes aspectos de tu vida. El libro que tienes entre manos te ayudará a forjar tus abdominales, hacer crecer tu biceps, fortalecer tus glúteos, equilibrar tu mente, abrir tu corazón y llegar profundamente a los cimientos de esa fuente de poder universal que llamo fortaleza.

Ahora ya están colocaditos en la estantería a la espera de que mi cola de libros decrezca y pueda deglutirlos dedicándoles la atención que seguramente se merecen.

Un comentario

  1. Pingback: Libros, libros, libros V | Ondas en la Superficie del Ser

No se admiten más comentarios