Trabajo y vida

Una de las citas a las que un compañero de trabajo y amigo me tiene acostumbarado a recibir cada mañana decía así:

EL TRABAJO NO LO ES TODO
En contra de lo que diga el jefe, la vida es algo más que trabajar. Mantén el equilibrio y mantendrás la calma.

Entiendo, y es cierto que en la vida hay que mantener un equilibrio entre los cuatro cuadrantes, pasarte el día trabajando y solo pensando en el trabajo empobrecerá tus momentos de reflexión (superior izquierdo), el tiempo que pasas con al familia y amigos (inferior izquierdo y derecho) entre otras cosas, pero eso no implica deducir que cuando uno está trabajando, no está viviendo, pasamos largas horas trabajando, comúnmente en una oficina, en ese sentido, el trabajo ES tu vida. El mantener un equilibrio entre “tu vida y tu trabajo”, o llegar a pensar frases como “no tengo vida! Me paso el día trabajando” implica que de 24 horas que tiene el día te pasas una 10 en el entorno de trabajo, y otras 8 durmiendo, es decir, que solo tienes vida 6 horas al día, es decir, solo aprovechas un cuarto de tu tiempo de vida. Tiempo de vida que nunca volverá. Ser consciente de que mi vida también es mi trabajo me hace tener las ideas más claras, saber dónde quiero estar.

Hay que mirar lo acontecido en el trabajo con perspectiva, no dándole una importancia excesiva, pero tampoco creo que sea bueno mirar para otro lado, ésa es una actitud que te corta con la fuente de la vida, te aparta del mundo y en definitiva, de tu propio ser y vida. ¿Qué pensáis?

Pablo.

4 comentarios

  1. Buenas.

    Estoy bastante de acuerdo contigo. El trabajo es una parte importante de la vida, y no habría que verlo como una carga. Pero es más fácil decirlo que hacerlo.

    La verdad es que estamos en una sociedad en la que es fácil evadirse cuando algo no te gusta, cuando algo nos frustra. Hasta cuando tenemos que esperar 10 minutos el autobús nos evadimos con el móvil, la música, un libro.

    Así que si estás frustrado 10 horas diarias en el trabajo, la cosa se puede hacer muy dura.

    ¿Mi experiencia personal? Mi trabajo en general me gusta, aunque hay momentos malos, por supuesto. Pero creo que no lo llevo mal. Intento hacer las cosas de una forma que a mí me resulte agradable, o intento hacerlas de una forma que me guste, o intentando aportar algo de mí.

    Cuando hay momentos (que los hay) que tengo que hacer lo que me dicen, como me dicen y cuando me lo dicen, y cuando es algo tanto tonto y rutinario que no puedo aportar nada, y cualquiera podría hacerlo, entonces opto por no pensar que es una mierda enorme, y simplemente hacerlo. ¡Me han llegado a decir que no sea tan proactivo! Hay que ver lo que hay que oir.

    En fin, me voy a dormir o si no mañana en el trabajo me voy a quedar frito. Y eso no lo arregla una actitud positiva (un café hace más)

    Saludos.

  2. Pablo,

    aprovecho para comentar un pequeño truco para introducir “cuñas” de conciencia en el trabajo que he adaptado de una práctica de las Comunidades del Arca de Lanza del Vasto.

    1.- Usa un relog de esos que puede pitar cada hora en punto.

    2.- Cuando así suene baja tu mirada a algún punto estático pero que centre tu atención, por ejemplo el led del interruptor de la pantalla, así no se nota que estás a lo tuyo…

    3.- Haz tres respiraciones profundas sintiéndolas debajo del ombligo. Relaja los hombros.

    4.- Toma conciencia.

    5.- Termina con alguna invocación mental agradeciendo que estás vivo/a (que no es poco)

    Y por supuesto, afíliate a algún sindicato de clase…

    Espero que os guste. Un fuerte abrazo,

    Alberto

  3. Es cierto Igo, en la cultura del trabajo Española (desconozco si es extensible al mundo hispánico en general) muchas veces está mal visto que puedas disfrutar de tu trabajo, parece que tenga que ser siempre algo con lo que sufres y realizas exclusivamente por imposición.

    Gracias Alberto por las cuñas de conciencia, aunque lo del ‘sindicato de clase’ no lo acabo de entender…

  4. Pingback: H1A - Febrero 2008 | Ondas en la Superficie del Ser

No se admiten más comentarios