Lee cuando leas

Come cuando comas;
anda cuando andes;
ríe cuando rías.

7 comentarios

  1. Hola Pablo.

    Deberías poner notas aclaratorias en tus posts, para los que no estamos iniciados en el arduo camino de la Iluminación.

    A ojos de profano, este post me recuerda a un comentario de un amigo psicólogo. Que mi falta de memoria para algunos temas (tú ya lo has notado cuando te he preguntado 20 veces en qué universidad estabas y de qué iba tu proyecto) se debe a una falta de atención. No me centro en las conversaciones, y no las recuerdo bien.

    Yo no sé si será cierto o no (personalmente no noto que no ponga atención y los psicólogos son así, te cuentan la primera que se les ocurre). Quizás con tu mensaje intentas decir que hay que entregarse a la tarea que se está realizando, vivirla en grado máximo.

    O quizás hago mal en buscarle un sentido a las cosas, pero qué remedio, soy ingeniero, trabajo en un laboratorio, y no me pongo la bata blanca porque hace muchísimo calor (qué bien crecerían tus cultivos, Jesús, excepto los extremófilos 😉 ).

    Un saludo.

  2. (el anónimo desmemoriado soy yo, perdón por el lapsus)

  3. As captado la esencia, no era necesario ningún comentario superfluo al respecto.
    Buscarle sentido a las cosas es siempre positivo, mientras no se haga de una manera obsesiva o compulsiva, siendo conscientes de que más importante que lo que hacemos es el cómo lo hacemos. Procurando que en

    P.S: Igooooo, ese nuevo blooooog que está al caer 😉

  4. Se ha cortado tu comentario, pero en cualquier caso, yo entiendo que los textos escritos intentan transmitir algo. Cuando ese algo no es tan evidente, o es imposible de encontrar, algo falla. No necesariamente el escritor, puede ser el lector. Pero el escrito debe poner algo de su parte 🙂

    PD. Blog estrenado!

    Saludos.

  5. Lo que decía es que más importante que lo que hacemos es el cómo lo hacemos.

  6. igo-nacho dijo:
    Quizás con tu mensaje intentas decir que hay que entregarse a la tarea que se está realizando, vivirla en grado máximo.

    Dececon comenta:
    Exactamente. Eso es lo que pretende decir esa frase. Cuando hagas algo, céntrate en ello, pon tu máximo esfuerzo para que esa actividad (leer, hablar, comer,…) sea completa.
    Por otro lado, es habitual que los maestros zen usen “parábolas” o koans para que sea el lector, alumno o chela quien razonando llegue a su significado.

  7. ¡Horror! ¡Otro frikizen! Necesito refuerzos. Jesúuuuuuuuuuuuuuuus

    🙂

No se admiten más comentarios